Construyendo una iglesia2019-02-06T14: 45: 17 + 00: 00

Construyendo una iglesia

San Francisco

Al comienzo de la conversión de San Francisco de Asís, el Señor le habló desde la cruz de San Damián diciendo: "Ve, reconstruye Mi iglesia". Al principio, Francisco pensó que esto era para construir una iglesia con ladrillo y cemento reales. Para Francisco, Dios tenía algo más en mente; pero para ti, el significado puede ser muy claro. Puedes hacer lo que muchas personas sueñan con hacer: construir una iglesia.

¿Por qué?

La razón para construir iglesias es ayudar a las personas que no tienen los medios necesarios para construir un lugar donde puedan reunirse y adorar a Dios. Para los católicos en áreas geográficas remotas, una iglesia es importante tanto para la vida espiritual como para la social.

¿Cómo?

Los habitantes de la zona, junto con la parroquia franciscana local, solicitan al Obispo la construcción de una iglesia. La tierra puede ser donada a la diócesis o la diócesis identifica la propiedad para el proyecto. Una vez aprobada, se contacta a las Misiones Franciscanas y aprueba los fondos que se utilizarán para materiales y otros costos. Siempre que sea posible los materiales y la mano de obra sean de origen local. Esto les da a los residentes y feligreses un genuino sentido de responsabilidad y propiedad, al mismo tiempo que proporciona ingresos para apoyar a las familias.

Ayúdanos a construir una iglesia

El edificio

Cada iglesia está construida de ladrillo, mortero y acero y tiene una capacidad de 150 a 400 personas, según la región y el país. La estructura incluye un baño y una pequeña oficina para el sacerdote visitante. Los muebles incluyen bancas, un altar, un crucifijo, una campana, una placa conmemorativa y otros artículos relacionados con la celebración de los sacramentos. El edificio de la iglesia se usa como un lugar para la oración y la actividad educativa.

Hasta la fecha, los donantes se han asociado con Misiones Franciscanas para construir iglesias en: Burundi, Guinea Bissau, Kenia, Uganda, Zambia, Zimbabwe, Papua Nueva Guinea, Islas Galápagos, Albania, la Región Amazónica, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Senegal.

La vida de oración es importante para todos los creyentes, especialmente aquellos que luchan por sobrevivir todos los días. El costo mínimo para construir este lugar sagrado es de $ 50,000 (dependiendo del país y la ubicación), una cifra increíble en nuestra economía. En las misiones en el extranjero, los costos de mano de obra y materiales menos costosos nos permiten construir con esta suma muy asequible.

Ora por este proyecto

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México