Un lugar para la esperanza en Uganda

Ewe-Mama-in-Uganda, Special-needs-children, Franciscan-missionaries-support-Ewe-Mama, Franciscan-school  children-in-Uganda, Franciscan-school-in-Uganda  Ewe-Mama-a-place-for-hope  

Tus hijos son la niña de tus ojos, he oído decir a muchos padres. También lo son los pequeños de la Escuela Franciscana para Niños Discapacitados Ewe Mama en Rwentobo, Uganda. También son la niña de los ojos de la Santísima Madre. Ewe Mama es una canción a Nuestra Señora en Kiswahili. La canción comienza con "Ewe Mama Maria", que significa "para ti Madre María". Crecer o incluso sobrevivir a la infancia en el este de África empobrecido es muy difícil. Ahora imagine la difícil situación de los niños que nacen con discapacidades y cómo su situación pesa sobre el corazón de una madre. ¿Quién les dará un lugar para la esperanza?

Los frailes misioneros franciscanos y los misioneros laicos brindan ese refugio y, lo que es más importante, esperanza, dignidad y promesa. Por favor, mire las caras de los preciosos niños que cuida en Ewe Mama. Considere cómo podría afectar sus vidas a través de su generoso apoyo a nuestros misioneros franciscanos.

La historia de Désirée

DesirePermítanme compartirles una historia de Désirée, uno de los estudiantes allí. Désirée es una niña de 11 años del pueblo de Kigarama. Ella es uno de los siete hermanos y hermanas de una familia muy pobre y llegó a Ewe Mama hace dos años. Parecía una chica normal, pero muy tímida y poco habladora. Sus resultados escolares fueron tan malos que su familia y su antigua escuela estaban convencidos de que tenía problemas mentales. Cuando se evaluó por primera vez en Ewe Mama, las conclusiones fueron similares debido a la interacción verbal reducida de Désirée y al hecho de que evitaba el contacto visual cada vez que hablaba.

Después de un tiempo, sus maestros notaron que Désirée tenía un problema con su audición. Crearon sus propias pruebas auditivas ya que no existen recursos profesionales cerca de la misión. Las pruebas confirmaron que no podía oír con el oído izquierdo y tenía una audición limitada en el derecho. Cuando era niña, Désirée fue maltratada por sus hermanos debido a sus problemas auditivos. En la escuela, no podía seguir las instrucciones de la maestra debido al gran tamaño de la clase y al ruido constante. Todo esto redujo drásticamente su autoestima, sus relaciones con sus compañeros y la ha hecho sola y aislada del mundo.

Los profesores de Ewe Mama cambiaron de inmediato sus métodos de interacción e instruir a Désirée para que pudiera entenderlos. Ahora es una de las mejores estudiantes de la clase y está en tercer grado con notas notables. Désirée es solo un ejemplo de este lugar de esperanza. Estos misioneros y maestros brindan conocimientos y habilidades especiales a los padres que cuidan a pequeños con misteriosas dolencias y aflicciones como parálisis cerebral, artritis, múltiples deformidades físicas y defectos de nacimiento de todo tipo.

Dolores de crecimiento

Brindar educación especial y atención médica en estas condiciones es un desafío enorme, pero no insuperable. En Uganda, no hay otras escuelas que puedan aceptar a niños con discapacidades graves. Muchos niños vienen a Ewe Mama, pero muchos deben ser rechazados porque no hay suficiente personal.

Los misioneros han comenzado a construir un nuevo dormitorio para albergar a más maestros para que puedan ayudar a más niños. El exterior del edificio está completo, pero necesitan $20,000 adicionales para terminar el edificio con puertas y ventanas, instalar baños y duchas en los cuatro baños y amueblar los seis dormitorios y el aula grande. Cuando el edificio esté completo, Ewe Mama tendrá más maestros para cuidar a más niños.

Te nos unes

¿Te unirás a nuestros misioneros para brindar consuelo, cuidado y esperanza a estos niños de África que enfrentan sus discapacidades y enfermedades con coraje y fuerza? Estos niños son preciosos a los ojos de Jesús y de su Madre, y también lo son para nosotros. Su donación de hoy puede traer esperanza a estos niños en forma de fisioterapia, medicamentos o, para algunos afortunados, incluso cirugías para corregir sus discapacidades. O su donación podría ayudar a terminar el nuevo edificio para que se pueda atender a más niños.

Mire a estos niños e imagine ante Dios el bien que puede hacer hoy con un regalo. Los frailes misioneros y yo siempre estamos agradecidos por sus oraciones y apoyo. Los niños a quienes servimos, que son verdaderamente la niña de los ojos de Dios, también le estarán eternamente agradecidos.

Tuyo en nuestro Señor

Hermano Andrew Brophy, OFM

Director Ejecutivo de las Misiones Franciscanas

Por favor done

PD: Tienes en tus manos el poder de hacer el bien más allá del mundo. Y el Padre de todos los hijos, que ve el bien que silenciosamente haces por los más pobres de los pobres, te bendecirá y nos bendecirá a todos.

Por |2020-07-29T11: 36: 58-04: 0023 de julio de 2020|Apelaciones|Comentarios Desactivados en A Place for Hope in Uganda
es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México